Noticias

La formación, una apuesta de futuro

By 9 diciembre, 2019 No Comments

Para la FAST la formación continua de sus empleados es algo innegociable. Los avances tecnológicos y los nuevos retos del mundo laboral hacen necesario contar con un equipo cualificado para poder afrontar los cambios y los nuevos métodos en el sector. Y ese es precisamente uno de los principales objetivos de nuestra entidad.

La formación es un factor fundamental para la adquisición de nuevas competencias y habilidades, además de para la promoción interna de todo el personal en igualdad de oportunidades y la inserción laboral de los colectivos con mayores dificultades de acceder a un puesto de trabajo.

En el año 2018, más de 144 trabajadores recibieron algún tipo de formación, lo que se traduce en 1368 horas en total. No obstante, en el año 2019 ya se han superado esas cifras y más de 150 personas han asistido a los diferentes cursos impartidos por la FAST, que suman alrededor de 1748 horas de formación.

Entre ellos, cabe destacar el de Misión, Visión y Valores, un curso en el que los 160 empleados que forman parte de la FAST diseñan y trazan juntos los planes de actuación de la empresa y definen su misión, visión y valores.

Asimismo, la FAST se sirve también de la innovación para facilitar el aprendizaje. En ese sentido, el Curso “Felicidad en la FAST” utiliza técnicas basadas en juegos y talleres, como el método de los seis sombreros o el de Lego Serious Play, para abordar aspectos como la resolución de problemas y fomentar el pensamiento creativo y la participación.

A todas esas horas de estudio se pueden añadir las 670 dedicadas a los cursos de Prevención de Riesgos Laborales (PRL), obligatorios e imprescindibles no solo para evitar posibles accidentes en el trabajo, también para mejorar la productividad y la calidad de vida laboral.

¿Cómo se planifica la formación en la FAST?

Una vez definidas las carencias formativas y debatidas con la representación legal de los trabajadores, el departamento de Recursos Humanos se encarga de diseñar todo el programa específico junto a empresas especializadas en cada tema. También se atiende a las demandas de los empleados, que suelen solicitar formación relacionada con la informática, la innovación y la transformación digital.

Además, un aspecto fundamental de nuestro proyecto de Responsabilidad Social Empresarial es la colaboración con el tercer sector social mediante convenios de formación y prácticas no laborales destinados a personas con especiales dificultades de inserción laboral.

Las prácticas se desarrollan en nuestra empresa de forma tutelada con una duración media de tres meses. Cada convenio suscrito por la FAST detalla el contenido concreto de las prácticas a desarrollar, jornada y horario. Posteriormente, y según necesidades de la empresa, un gran número de las personas que han realizado las prácticas son contratadas y se incorporan a nuestra plantilla.

Para el próximo año, la FAST ya ha planeado una nueva ruta formativa -útil, necesaria y transversal-, que se realizará junto a una de las principales universidades privadas de Canarias. De esta forma, la FAST continúa apostando por la mejora de la cualificación de sus trabajadores. Una apuesta que, al mismo tiempo, permite aumentar la competitividad de la empresa y contribuye a mantener su liderazgo y su papel como entidad agrícola referente en el Archipiélago.

 

Leave a Reply