Noticias

La FAST, historia de la agricultura en Canarias

By 14 noviembre, 2019 No Comments

El plátano de Canarias quizá sea una de las marcas más reconocidas del Archipiélago. Y es que esta fruta, introducida por primera vez en las Islas hace ya más de cinco siglos, se ha convertido en impulsor de la industria y en fuente de desarrollo. ¿Las razones? Su sabor, sus propiedades y su calidad. Unos factores que quienes con mimo cultivan y distribuyen este producto siempre han cuidado.

La Federación Agrícola de Sindicatos de Tenerife nació a principios del siglo XX con el propósito de facilitar la comercialización del plátano, rompiendo el monopolio británico en la producción y exportación de este fruto. A medida que las décadas avanzaban, también lo hacía el número de socios y hoy son más de 300 los que confían y comparten los valores de esta entidad. Unos principios con base en la calidad, la eficacia, la eficiencia, la adaptabilidad, la excelencia y la responsabilidad social.

Pero, ¿cómo definiríamos a la FAST?

La FAST es el paraguas que agrupa a más de 300 agricultores de las Islas, mayoritariamente de Tenerife, y que forma parte de COPLACA desde que este grupo regional de Cooperativas Plataneras surgiera a principios de los años 70. En la actualidad, genera más de 1000 empleos entre directos e indirectos, siendo 160  los directos, y aglutina más de 300 fincas.

Pese a que el plátano centra la mayor parte de su actividad, la FAST ha sabido diversificarse y con el tiempo se han ido sumando otros cultivos a su producción. Aguacates, calabazas, cebollas, mangas…Así hasta un total de 70 productos cultivados en Canarias de manera convencional y también ecológica.

De hecho, esa cercanía entre el lugar de cultivo y el de destino que promueve la FAST conlleva numerosas ventajas tanto para el agricultor y el consumidor como para el medio ambiente, la economía y el empleo locales. Ese apoyo a la producción y el comercio de Tenerife y de las Islas ha sido siempre uno de los ejes centrales de la FAST y permite un consumo más responsable y sostenible.

Garantía de calidad

Asimismo, la FAST es la primera y, de momento, la única empresa agroalimentaria de Canarias que ha recibido las certificaciones ISO 22000 y la 14001. Unas normas que garantizan, por un lado, la inocuidad de los alimentos a lo largo de toda la cadena productiva, desde su cultivo en fincas hasta que llega a la población consumidora, y, por otro, un control eficiente de su impacto ambiental.

En sus 104 años de historia, esta Sociedad Agraria de Transformación (SAT) ha sabido siempre renovarse y adaptarse a los cambios y mejoras tecnológicas de un sector en constante evolución. Tanto en su delegación de Las Arenas, en La Orotava, como en la de Armeñime, en Adeje, la FAST cuenta con unos equipos de empaquetado que aseguran una trazabilidad automatizada y efectiva, permitiendo conocer los movimientos de cada productos en cada una de las etapas (producción, transformación* y distribución).

Este compromiso con la sostenibilidad, la innovación y la calidad han hecho a la FAST merecedora de numerosas distinciones a lo largo de su amplia trayectoria en el sector. Entre ellas, la Medalla de Oro concedida por el Cabildo de Tenerife, gracias a su contribución al empleo y a la economía insular y a su implicación social y medioambiental, y el Premio de Excelencia en Recursos Humanos de Canarias.

En esa línea, esta sociedad centenaria trabaja también cada día por impulsar la igualdad en cada uno de sus ámbitos, labor por la que ha recibido el premio a la Igualdad “Estamos con ellas”, otorgado por FIFEDE (Cabildo de Tenerife). Además, ha firmado protocolos contra cualquier tipo de acoso en el trabajo y contra la violencia de género y ha suscrito convenios con el tercer sector para favorecer la empleabilidad y la inserción laboral de las personas con más dificultades.

Leave a Reply