Todas las personas somos responsables de nuestros actos y de las consecuencias de los mismos. Cuando hablamos de la Responsabilidad Social Empresarial en La  Fast, nos referimos al hecho de que como empresa tenemos el deber de asumir responsablemente  las consecuencias que generan  nuestras actividades sobre nuestro equipo de trabajo, la sociedad y el medioambiente con el objetivo de no comprometer con nuestras actuaciones el bienestar social y medioambiental de las futuras generaciones. Es nuestra apuesta estratégica como empresa  por la sostenibilidad.

La responsabilidad social tiene dos dimensiones que contienes aspectos distintos, pero de igual importancia cada uno de ellos:

Una dimensión interna, que afecta al bienestar del  equipo de trabajo de La Fast  y  al  impacto medioambiental que como empresa generamos.

Una dimensión externa frente a la sociedad en su conjunto, proveedores, consumidores/as, clientes/as, contratistas…, en otras palabras, los denominados stakeholders o partes interesadas que no son otros que colectivos con los que La Fast  se relaciona y a los que debemos generar valor si nos definimos como socialmente responsable.